Los Nodos lunares

El Nodo Norte y el Nodo Sur

Los Nodos lunares, el Nodo Norte y el Nodo Sur, o Nodos de la Luna nos conectan con características de nuestras vidas pasadas y oportunidades futuras. Observarlos resulta muy importante para nuestra evolución a todos los niveles.

El Eje nodal está formado por el Nodo Norte y el Nodo Sur. El Nodo Norte queda marcado por el punto de intersección que hace la Luna con la Eclíptica, (el “camino” que recorre el Sol y el resto de los planetas), en su recorrido hacia el Norte. Y el Nodo Sur se genera en el lado opuesto, cuando la Luna cruza la Eclíptica en su camino hacia el Sur.

A este eje también se le llama Eje del Dragón. El Nodo Norte representa la cabeza del dragón y el Nodo Sur la cola. Este eje gira en sentido contrario a los signos del Zodiaco y los planetas, es decir, en el sentido de las agujas del reloj.

Actualización de situaciones kármicas

Durante su periplo alrededor del Zodiaco los Nodos lunares van “barriendo” toda nuestra Carta natal poniendo énfasis en situaciones kármicas a través del Nodo Sur y actualizando nuestra vida a través del Nodo Norte.

El Nodo Sur limpia y elimina, o disuelve, todo aquello que sea innecesario en nuestra vida; mientras que el Nodo Norte nos lleva hacia oportunidades para que la podamos mejorar.

Cuando los Nodos lunares transitan un planeta o ángulo de nuestra Carta natal se activa el arquetipo que representa aquel punto de nuestra Carta astral. Hay centenares de arquetipos. Cada Carta astral contiene los arquetipos dados por los aspectos entre planetas. Dentro de un aspecto puede haber más de un arquetipo.

El Nodo Norte nos conecta con nuestra evolución personal y el Nodo Sur nos desvincula de nuestro pasado a través de diferentes vivencias o experiencias.

La relación del Eje del Dragón con el resto de planetas y ángulos de nuestra Carta natal nos ayuda a entender mejor nuestra vida actual.

Transitando una configuración astral

Cuando los Nodos de la Luna transitan una configuración astral se activan las energías que ponen en marcha aquel mecanismo. La configuración toma forma y, a veces, empiezan a pasar cosas extraordinarias en nuestras vidas o cosas que ya estaban previstas, o que se estaban planeando, y que justamente se ejecutan durante esos días.

Las personas nacidas alrededor de un eclipse tienen el Eje nodal muy cerca del Sol y la Luna. Son personas muy especiales. A menudo, sus vidas son extraordinarias, pero tienen una tendencia a correr riesgos innecesarios que pueden poner en peligro sus vidas.

Cuando el Eje nodal da la vuelta en tránsito y entra en contacto con la parte contraria del Eje nodal natal el pasado se disuelve. Es entonces cuando tenemos una nueva oportunidad de reescribir muchas partes de nuestra vida.

El Nodo Sur nos conecta con las características que arrastramos de otras vidas y de las que nos tenemos que desprender. En cambio, el Nodo Norte es un “misterio” para nosotras y nos atraen las experiencias relacionadas con el signo donde éste se encuentra en nuestra Carta natal, a la vez que nos da miedo o un cierto respeto. La vida nos irá llevando hacia allí, poco a poco. El destino es difícil de esquivar.

Si te ha gustado esta publicación puedes seguirnos en nuestro Instagram y para cualquier consulta nos puedes escribir a sonia@consultesalcel.com o bien contactarnos a través de nuestra página de contacto.